Archivo para Desconocidos

Desahogo; entre amigos y desconocidos

Posted in Visiones de la vida with tags , , , , , , , , , on diciembre 8, 2007 by lostsilentwind

Después de varios borradores sin terminar y una larga ausencia -y gracias a cierto comentario de uno de mis lectores-, mi voz vuelve desde los confines más remotos del alma humana, esta vez para decir:

El desahogo es el alivio del corazón; es necesidad. Pero ¿necesidad de qué?

 

Todos hemos sentido más de una vez esa terrible sensación de angustia que invade nuestras horas, mientras nos preguntamos por qué no hay nadie a quien le podamos contar aquello que nos perturba:

 

Los rostros de nuestros amigos más queridos pasaron por enfrente de nuestras impávidas expresiones intentando reconfortarnos, pero por alguna extraña razón nos negamos a hablar. Les negamos el placer de ayudarnos.

 

Pero entonces nos encontramos, como por casualidad, con alguien que parecía ser agradable y compartir algunas de nuestras opiniones, a pesar de que -si lo hemos hecho- quizá hubiéramos hablado una o dos veces solamente. Y en ese momento sucede lo inesperado. De pronto soltamos la lengua y le contamos a ese/a desconocid@ todas nuestras vivencias, nuestros pesares… si bien cortando aquí y cambiando allá las palabras, pero al fin y al cabo terminamos desahogando aquello que nuestros amigos no merecieron escuchar.

 

Y me pregunto por qué pasa esto. Es, tal vez, que deseamos idealizar a una persona que nos va a escuchar y nos va a apoyar porque no nos atrevemos a hablar con quienes sabemos de antemano lo que responderán, o quizá es temor a una posible respuesta que nos decepcionaría de tal modo que un extraño preferiría callar a exteriorizarla. Sin embargo, viéndolo desde determinado punto de vista, este comportamiento es irracional. Si creemos que nuestros amigos no nos comprenderían, ¿entonces por qué un extraño habría de hacerlo? ¿acaso en unos minutos podemos decidir si somos más afines a unos o a otros?

 

Tal vez es posible. Pero no es esto lo que nos detenemos a considerar. Es simplemente un impulso, una cadena que se desata, una sensación de comodidad que nos empuja a hablar con unos en lugar de otros. Secretos contados a voces, donde confiamos en que permanecerán, olvidados y lejos de ser revelados.

¿Puede alguien realmente dar una explicación?

Deja tu opinión